Axalta 150 años de historia y de éxito.

20/1/2016

Axalta Coating Systems celebra 150 años en 2016 innovanado en el sector de la pintura. Charlie Shaver, presidente y director ejecutivo de Axalta explica: “Todos nosotros en Axalta estamos muy entusiasmados de llegar a este importante hito en la historia de nuestra compañía”, “Durante los próximos doce meses vamos a celebrar nuestro pasado y construir sobre nuestro amplio conocimiento y experiencia para los próximos 150 años”.

El patrimonio de Axalta Coating Systems se remonta a1866, cuando sus primeros productos fueron desarrollados en Alemania. Desde entonces, la compañía ha crecido hasta alcanzar los cerca de 13.000 empleados y 120.000 clientes en 130 países. “Vamos a seguir utilizando tecnologías avanzadas para desarrollar recubrimientos de última generación mientras que proporcionamos excepcional calidad y servicio en los próximos años”, asegura su presidente.

Desde los primeros productos que suministraron los fabricantes europeos de transporte con pinturas de colores en el siglo XIX, Axalta evolucionó para satisfacer las necesidades de una industria automovilística que floreció en el siglo XX. En la década de 1920, Axalta introdujo el primer secado rápido, la línea de lacado multicolor para la producción de automóviles en Estados Unidos. Los científicos de la compañía desarrollaron las ecuaciones de color L, a, b que se convirtieron en una herramienta analítica clave en el catálogo de la ciencia del color.

En las décadas siguientes, la tecnología de Axalta evolucionó para producir recubrimientos que eran cada vez más duraderos y productivos. En la década de 1980, la compañía marcó el comienzo de los primeros sistemas de pinturas responsables con el medio ambiente con la introducción de pinturas de base agua. Axalta diversificó para proporcionar a los pintores productos y sistemas de pintura mejorados.

Ya en la década de 1990, la familia de productos al agua de Cromax se introdujo en los talleres de chapa y pintura. Herramientas de color como el espectrofotómetro de mano fueron desarrolladas para ayudar a proporcionar una mejor igualación de color, lo que ahorra tiempo de reparación y reduce los residuos.